A la primera foto la separan de la segunda 365 días y un sueño cumplido. Y es que si esto fuera un juego de esos de “Adivina las 7 diferencias”… Aparte de la vestimenta propiamente, son muchos más los elementos que vinculan ambas imágenes que los que los separan.
Somos la sobrasada con miel (y bien de miel) por la mañana, el café al Lorenzo y el book que le hacemos al bodegón terracil ⁣antes de engullirlo tó pa’ dentro. ⁣ Somos el desgañitamiento gargantil en el coche al son de «Rayaaaando el sooool» de Maná y Alborán.⁣
Si hay algo que me guste a mí más (o casi) que mis largos paseos mañaneros o tardíos frente al mar, son mis garbeos infinitos por todo pueblo mínimamente ‘cuqui’ que se tercie. Aclaro lo de ‘cuqui’: callejones estrechos y/o empinados, fachadas blancas, suelos adoquinados, flores en el alféizar
⁣Hoy Facebook me recuerda que hace ya la friolera de 5 años, yo estaba envuelta entre verdes y azules celebrando a pata (y boca) descubierta el ‘Australia Day’. Y creo que por primera vez después de cinco años, que se dice pronto, no me he puesto intensita ni nostálgica
Dice Sabina que «Al lugar donde has sido feliz, no debieras tratar de volver». Y claro, quién soy yo para contradecir tal cosa. Que bueno, que vale, que sí… que lo que Sabina diga va a misa. Pero que yo discrepo enormemente. Porque yo me muero por volver a
De cuando éramos caracoles y recorríamos el mapa con la casa a cuestas. ⁣ ⁣ De cuando el alba era nuestra alarma, y las puestas de sol el mejor Netflix que uno podía tener. Y encima gratis, sin suscripción y sin compromiso de permanencia.⁣ De cuando no teníamos exprimidor
Hace un año y tres meses nos prometimos un sueño. 19º 25’ 41.39’’ N 99º 8’ 43.68’’ W Poco después, a ese sueño que nos acompañaba en la muñeca, le pusimos fecha. 18.11.2020 Desde entonces y hasta hoy mismo, hemos ido guardando cada mes un puñado de dinero y
Érase una vez una oficina. Una, por cierto, bastante más sugerente y atractiva que la de ahora. Una oficina donde los relojes no existían, y más que preocuparme propiamente por las horas del día quejándome de todo lo que no tenía tiempo de hacer, me ocupaba de exprimir cada
No sabría decir con exactitud cuándo ocurrió. Si pocos segundos después de bajar una pateja del coche tras llegar y aparcar, o mientras desayunaba pan con salmorejo y jamón en una de aquellas terrazas ‘cuquis’ con impresionantes vistas, ansiosa perdida por emprender una ruta sin rumbo entre callejones blancos,
La primera vez que vine al Pirineo aragonés tendría cuatro o cinco años. Desde entonces, mis queridos padres, fervientes apasionados de la zona, me habrán traído por estos lares entre doscientas y trescientas veces.⁣ ⁣ A principios de julio, tuvimos el placer de dar a conocer este tesoro de

La vuelta al mundo desde el sofá

Regálate tiempo. Quiérete bonito. Emociónate. Ríe hasta decir basta. Mímate. Dale a ese cuerpo Alegría Macarena y un poco del #slowliving que necesita… ¡Disfruta de la experiencia sensorial Cuentos Viajeros desde tu casa!

gastrocuentos
No sé qué vino primero. ¿Viajar para comer? ¿O comer para viajar? Gastrocuentos no es una crítica gastronómica al uso, sino un rincón donde ponerse morao, fino filipino o como el Quico a través de pequeños (gastro) relatos en bares y restaurantes del mundo.
cuentos viajeros
Puñados de vida a granel escritos sobre papel que vuelven conmigo a casa tras cada uno de mis viajes. Un cajón de recuerdos imborrables en forma de relatos, reflexiones, fotografías… cocinados a fuego lento en distintos puntos del planeta.
planes de cuento
3, 2 1… ¡Carretera y manta! Propuestas originales para disfrutar a lo grande de un fin de semana diferente. Relatos de escapadas molonguis y experiencias únicas en lugares especiales con encanto que (por tu propio bien) no deberías perderte.